0

Thunderbird.

Imagen

En cambio, debí haber amado a un thunderbird*;
por lo menos cuando llega la primavera ellos vuelven a rugir. 
Cierro mis ojos y todo el mundo se cae muerto. 
(Creo que te inventé dentro de mi cabeza)

 

*Thunderbird: Ave legendaria llena de poder que según las leyendas son las provocadoras de rayos, truenos y lluvia. 
Provisión, transformación, dominio divino, espíritu indomable, autoridad incuestionable y mensajera de otros mundos. 

0

Carta abierta: Estoy feliz de conocerte.

Sabes? Es la primera vez que no sé cómo expresarme. Sobretodo cuando se trata de vos, es tan extraño que no me salga una palabra. No te extraño, tu despedida tuvo gusto a ‘para siempre’ o ‘nunca más’. Sólo que miro hacia atrás y no puedo creer que te haya conocido y que no recuerde nada de mí ni de mi vida, antes de vos y de tu llegada. Ahí mi vida comenzó. El 3 de Agosto de 2009. Escribirlo es fácil, pero te pusiste a pensar en todas las cosas que vivimos estos 4 años, casi 5? Me parece absurda la idea de no tenerte más, pero al mismo tiempo me parece lo más coherente. Yo ya no era el centro de tu mundo, ya no girabas a mi alrededor. 
Estoy feliz de cada cosa, aprendimos tanto juntos.
Hoy miro para todos lados y no verte me parece irreal, vos me pareces irreal. Como si nunca hubieses estado, como si te hubiera inventado o soñado todo este tiempo. Te vi tan perfecto que no me importo nada más. Quería que nuestros caminos sean paralelos el resto de nuestras vidas. Quería mirar siempre para un costado y verte ahí, mirándome. No me malinterpretes, fuiste cada cosa para mí: Un amigo, un novio, un hermano, un ángel guardián. Sólo tu presencia y que cuides de mí, era lo que yo siempre necesité. El resto eran detalles que llenaban nuestras vidas un poquito.
Todo junto, cada cosa buena y mala era parte de lo que era ‘nuestro’ y todo ese paquete lleno de emociones lo voy a tener siempre presente, aunque no se cumplan mis deseos. 

Imagen

0

We got lost in transition.

A veces las transiciones no son buenas, pero tampoco malas… Digo, son raras. Empezar etapas nuevas trae cosas nuevas y terminar una etapa es difícil y cuesta acostumbrarse.
La etapa que acabo de dejar, se llevo todo con ella. No me sentía así desde hace años. La gloriosa secundaria se terminó y las 24 personas que me hicieron feliz cada mañana ya no están cada mañana y a cambio obtuve otras 60 de las que no sé nada ni me interesa saber.
La vida me quito lo que yo más aprecio y con ellos mi autoestima, el cual parece estar en grados bajo cero… Tan dormido y en coma.
Mis ansias por volver el tiempo atrás no insaciables, imparables e insoportables. Quiero volver para disfrutar todo una vez más y llorar de alegría.
El cielo se ve apagado y el de invierno todavía no sale. Mi sol, de mi alma tan fría, esta escondido y mi ser no puede ser iluminado.
Se acabó todo, todo lo que tenía y me ayudaba a seguir adelante… Se quedo en el medio de las dos etapas, perdido en la transición. 

Pero hay una cosa, que a mi parecer es una certeza, una que todos recitaron alguna vez:

Imagen

0

Let you go.

Imagen

Si estas buscando amor, tenes que saber que al amor no vive más acá. Se fue junto con mi corazón, ambos atravesaron la puerta sin mí. Si estas tratando de dar lastima, necesitas mirar para otro lado porque seguro no puedo ayudarte, me estoy lastimando. Me convertí en alguien  más. Creí que el amor lo conquistaba todo, eso es lo que sentí cuando me abrazaste. Creí que me atraparías si me caía y me llenarías si estaba vacía. 

No quiero verte ir, sólo quiero verte sonreír. Me duele mucho saber que sólo me sentí así por un momento, no puedo verte ahí. Lloramos, mentimos. No podemos fingir cambiar el hecho de que lo que tuvimos puede hacernos sentir vivos de nuevo. Abrazame fuerte, no me dejes ir. Espero. Dime que esto no es el final…

 

“En mis sueños te ví, te dije lo mucho que te amaba y me despedí.”

0

Hold me close.

Imagen

A pesar de haberte tenido tantas veces en mi brazos, parece que no puedo acostumbrarme y cada vez es mejor. Pero tampoco puedo acostumbrarme al hecho de extrañarte tanto cuando no estas conmigo, me confunde, me deja ciega y todo lo que veo es vos y yo, acostados, completamente enredados. Uno al lado del otro. 
Pareciera que todas las palabras que apenas puedo pensar en sentir son ‘te extraño’ y si pudieras escucharme te lo repetiría mil veces, pero si pudiera verte y tenerte acá, ahora mismo, te lo demostraría con hechos. 

No me dan las emociones para recuerdos tan fuertes.