Vídeo
0

Boquita pintada.

No me arrepiento
De haber perdido
La libertad.

Si lo que viene después te asusta mejor te canto lo que te gusta y si volvemos al pasado te pido tu corazón prestado, pero no me importa. No me arrepiento.

Si esta locura nos hizo comprender que la alegría no supo consolar. Deja que lloren tus ojos, corazón, que tu tristeza es el sol de mi ciudad!

Anuncios
Vídeo
0

Másfeliz.

Dí lo que en realidad quieres decir… Que estarás más feliz sin mí.
Porque quieres convencerme de que estaré mejor… Así que sigue adelante y yo seré más feliz.
Tú te habrás ido y yo me habré ido, tú sigue adelante y yo seguiré adelante… Y seré más feliz.

0

What is love? Is it giving up?

Imagen

Como despedirse de algo si en realidad nunca es suficiente? Cómo podemos cerrar una etapa si en realidad no sentimos que tengamos que dejarla ir? Por qué nos duele más cuando sabemos que es el final? La ultima vez… Por qué tenemos que cortar las relaciones en lugar de dejar que se desgasten solas?
Por qué tenemos que obligarnos a dejar ir todo?
Supongo que cada cosa es a su tiempo, dejarlo ir cuando sea el momento… Cerrar la etapa cuando ya no hay nada más para vivir, cerrarla sin darte cuenta. Abrir los ojos un día y pensar: Me acuerdo cuando…
Pero no, a cambio tengo que forzarme y despertar cada día para pensar: Por qué me acuerdo de todo?
A veces la gente dice: Tenes que ponerle un fin. Y vos pensas: Sí, tengo que hacerlo. Pero después volves a analizar todo y decís: Por qué? Yo estoy escribiendo una historia y en el medio del nudo tengo que dejar de escribir? Dejar todo en blanco… Nunca concluir nada? Simplemente porque no sé como desenvolver la historia tengo que dejar de escribirla y empezar una nueva? Y así sucesivamente… Llenándome de nudos que no sé desatar.
Así el problema sea interminable, la historia tiene que seguir hasta que de una manera u otra todo se aclara y te das cuenta de que la historia terminó. Pero no te das cuenta, simplemente la lees y pensas: Terminó.
Eso es cerrar una etapa. La cerras cuando te das cuenta de que ya pasó. Cuando miras atrás y te das cuenta de lo lejos que llegaste.
La historia termina cuando la lees una y otra vez y cada vez que llegas al nudo, sabes que hay un desenlace. Cuando lees cada palabra y no te duele. Cuando te acordas y pensas: La tormenta ya pasó.
Ese es el momento en el cual sabes que estas en otro lugar de tu vida, que concluis con algo y lo dejas ir, como si en realidad nunca hubiera existido.
Pero en lugar de eso, la gente se da por vencida. Deja de pelear para que las cosas mejoren, se rinden y prefieren que los problemas los consuman y destruyan en lugar de luchar y decirse a sí mismo: Voy a resolver este problema, voy a seguir con la historia y cuando mire para atrás me voy a alegrar de haberlo hecho.

Por qué despedirse? Si podemos seguir escribiendo la historia.

 

0

Where’d you go?

Un simple viaje no arregla las cosas, ni aunque sea un viaje a la otra punta del mundo.
De qué sirve la distancia si nuestros problemas están en nuestra cabeza? Todo el tiempo con nosotros, adentro nuestro acompañándonos, vayamos donde vayamos.
Un viaje, por más largo que sea no apaga los sentimientos de una persona.
Un viaje te ayuda a estar con vos mismo, a entenderte para saber lo que realmente te pasa.
Pueden ser meses, años o tan solo unos días, pero estar lejos de una persona sin comunicación alguna no va a destruir tus sentimientos. Va a reforzarlos o hacerlos más livianos… Va a calmar las aguas… Pero tan sólo eso.
“Viaja mucho!. Perderte te ayudará a encontrarte a vos mismo.” Es verdad… Vos llegas a un lugar al que no estas acostumbrado, no sabes sus costumbres ni cómo se manejan… Entonces te perdes sin saber qué hacer, pero empezas a entender al resto y a vos mismo.
Te das cuenta de que te tenes que comportar, sin dejar de ser lo que vos sos porque así le mostras al resto lo que sos y como sos.
Es increíble lo que podes descubrir de vos mismo cuando estas con gente que no te conoce.
Y es increíble todo lo que tu cabeza puede pensar en unos minutos, cuando estas solo y en silencio. Es increíble lo rápido que atas cabos y te das cuenta de quién se preocupa por vos cuando no estas y quien no, quien se da cuenta de que vos faltas y quien no.
Te das cuenta de que solo, triste, en un lugar desconocido, de mal humor, sin tus cosas, sin tu hogar, sin tus mascotas ni tu familia, en un lugar donde hasta un mosquito te hace mal, donde el cambio de clima afecta a tu organismo… Todo lo que necesitas es que alguien se acuerde de vos, te pregunte cómo estás, te desee un buen día; para sentirte querido.
Sólo porque uno está de viaje no significa que te olvidas del mundo, pero parece que el mundo se olvida de vos, y la persona que mas necesitas que te de fuerzas, desaparece porque piensa que ayuda y piensa que por un simple viaje todo va a apagarse…
Es un viaje, una salida… No te borra la memoria, ni enfría tu sangre. Todo lo contrario.
Empezar a extrañar, te acordas de todo… Hasta el último detalle. Y tu sangre se calienta y hierve adentro tuyo… Sólo por un viaje.

0

Vuelvo a despertar en mi mundo.

Imagen

 

Te perdí hace tiempo… Te perdí cuando dijiste “La extraño” o cuando dijiste “Te extraño” y yo te creí. Cuando supiste que confiaba en vos, te perdí. Te perdí hace tanto que a veces me olvido de cuando fue, aunque a veces me pregunto si alguna vez te tuve. Es todo muy extraño porque cuando te di mi confianza, la pisoteaste y después de eso juré creerte cada palabra, pero jamás lo hice. Siempre cuestione en mi cabeza todo lo que decías o hacías. En fin, desde que te perdí hace años, jamás pude hacerte volver por mas de que lo intenté miles de veces, así, para hacerme feliz a mi misma creé dentro de mi mente un mundo donde yo te tenía. Alimente tanto mi fantasía que después no pude pararla y cuando la realidad me tocaba, me dolía. No es tu culpa, nada de esto lo es. Todo esto pasa porque no controlo mis emociones y me ilusiono a mí misma cegando mis propios ojos. Y todo este tiempo lo hice… Te hice creer y me hice creer que vos fuiste el culpable de todas mis ilusiones. Por qué creíste eso? Por qué me hiciste caso? Todo este tiempo pensándote como un príncipe azul, cuando en realidad no existe… Es algo que yo inventé en mi cabeza… Toda tu perfección… Sos sólo vos, así como sos y ni si quiera sé si sos lo que necesito. Sólo que… Me gusta cómo sos y me siento comprendida cuando estas cerca. Mi mundo fantástico arruino todo lo que vos y yo podríamos haber sido. Mi mundo es como una burbuja que me acostumbra a otras cosas y hace que me encapriche en finalmente poder convertir la realidad en mi sueño perfecto y a vos en mi príncipe azul… Pero no puedo cambiar al mundo, ni cambiarte… Solo tengo que acostumbrarme a lo que en la realidad tengo y eso ya no te incluye.
Te perdí… Lo recordas? Te perdí cuando te dije que me había enamorado. Te perdí cuando me diste la mano, con el primer beso, con el primer “te quiero”… Con el primer contacto que tuvimos ya estaba perdiéndote porque nunca perteneciste a mi mundo… Pero me ayudaste a construirlo. Yo te hice hacerlo.
Alguna vez te diste cuenta de lo rara que soy? Yo soy de mi mundo, no de la realidad… Yo soy la princesa de la torre que vive para soñar que vive en un mundo mejor…Pero esto recién empieza y falta un tiempo hasta que alguien me rescate. 

0

No te duermas sin sueño.

Imagen
“Recé para que tú y yo terminemos juntos.”

 

Estábamos sentadas, había viento y estaba un poco frío. Eramos 5 chicas esperando para irnos al mismo lugar donde todo pasó.
Cuando me di vuelta venías caminando, te vi y automáticamente me di vuelta para no mirarte. (Qué era eso? Una señal? Las casualidades no existen.) La respiración se me aceleró. Mire a una de mis amigas y haciendo caras nos entendimos. Llegaste con tus amigos y todos nos saludaron. (Que feo saludarte con un beso en el cachete cuando ya te bese en los labios. Era una situación rara)
Volvimos a viajar juntos, yo te miraba pero vos a mí no y después me dio miedo y vergüenza hacerlo. Mire a mi amiga y le dije: Cayó del cielo. (Lo cual creí que era muy cierto. Venías para salvarme.) Llegamos, entramos y no te vi más. (No podía dejar de pensarte. Ni un maldito segundo de todo el tiempo que no te vi.) Estaba con mis amigas, eso era lo que podía rescatar, pero mi mente iba a mil y no te veía por ningún lado. Me estaba desesperando otra vez. (Cuando no? Desesperación sal de mí.)
Llego un momento en que me di cuenta de que estaba mal. (Estaba realmente mal?) Y me dije a mí misma que no debía pensar en vos y empece a bailar descontroladamente para que mi cerebro se revoluciones y se olvide de vos. (No me sirvió, sólo quiero que lo sepas.) Me calme y pensé: “Si viene, voy. No lo pienso dos segundos.” Y nunca viniste. (Pero si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña, no?) Entonces mi amiga me agarro del brazo y fuimos a buscarte. (No te encontré. NO TE ENCONTRÉ.) Ya empece a sentirme mal, tal vez sí era una casualidad haberte cruzado anteriormente.
Entonces te vi de espaldas. Parado en un escalón. (Qué hago? Qué hago?) Automáticamente me puse al lado tuyo y quise darte un beso en el cachete pero inconscientemente corriste tu cara. (NO!) Me quede con cara de sorpresa, me miraste, me sonreíste (Cada vez que lo haces, me iluminas, no te das una idea.) y me besaste. (No perdes la costumbre.) Me abrazaste y nos reíamos mientras nos besábamos. (No queres ser mi novio? Ok, no.)
Nos perdimos en el momento y fue como volver a la primera vez. (Cómo podía ser todo tan igual y no aburrirme de eso?) Simplemente no podía creerlo otra vez. Me mordía mis propios labios y te miraba. Estabas encantandome. (Cómo podías hacer eso?)
Dimos unas vueltas por el lugar y te pregunte si querías ir afuera pero me dijiste que no. Me miraste, me sonreíste (Amo que lo hagas, no voy a dejar de decirlo, tenes la sonrisa más linda.), entrelazaste tus dedos con los míos y me besaste mientras apretabas más tus manos con las mías. Era como volver al pasado. No pude evitar soltarte y agarrarte la cara mientras vos me agarrabas de la cintura. Me quede quieta pero vos no paraste el beso. Vos lo seguiste, vos querías. Vos me buscabas. Te toque la cara, seguí por tu nuca y acaricié tu pelo. (Qué feliz estaba. Estabas llevándome a tu cielo.)
Salimos afuera, hablamos un rato. Puedo jurarte que a pesar de que el silencio sea lo nuestro y me gusta, cuando te escuchaba hablar mis sentidos se despertaban.(Qué lindo sos.)
Pero me dejaste, me dijiste que me vaya… Te mire como resentida y lo hiciste de nuevo: Me agarraste de la mano, me estiraste hacia vos y me diste un beso fugaz de despedida. (Si ya me habías atrapado, por qué hacerlo de nuevo? Porque quisiste.)
                                                                                                 …

Abrí los ojos, los sentía pesados. Estaba transpiraba. Me había dado vuelta, estaba boca arriba y tenía un paño húmedo en la frente. Qué estaba pasando?
Vos todos vos, eras un sueño. No existías, mi cerebro me había engañado. Me sentía traicionada… Pero por qué? Era un vacío en el pecho porque no eras real… Porque eras muy perfecto. Porque se suponía que eras todo lo que yo nunca iba a tener, pero la vida quiso darme un último regalo antes de que todo acabara para mí. Y el sueño, ese sueño fue el último y el mejor. Porque siempre vas a ser mio en mi corazón.